reparación radio Telefunken Panchito 58

Telefunken Panchito 1958. Nostalgia al reparar la radio del «tío cura»

Una radio con historia

A Radioexperto nos llegan muchas peticiones de reparación de radios que han estado "toda la vida" en casa, y los hijos y nietos quieren recuperarlas y ponerlas en marcha de nuevo.

No hay nada como conocer la historia de un aparato, para imaginarse las horas y horas en que una familia estuvo escuchando música o noticias su alrededor. Y recordando a personas queridas que ya no están entre nosotros.

Al igual que sucedió con la reparación de la radio que mi padre construyó a finales de los años 40, ( La reparación más emotiva. ) ahora vamos a explicar la historia de una radio muy especial. Esta es la historia de la Telefunken Panchito  58 que era propiedad de D. Benigno González.

D. Benigno González, el "tío cura"

¿Quién era D. Benigno González? Era un cura de pueblo, que nació a principios de siglo pasado en un pueblo de Orense, y fue el cura y párroco de muchas iglesias de la zona, desde Cambeo (su pueblo), San Juan o en otros muchos pueblos de la provincia.

Venía de una familia humilde donde había tradición por ser cura, que a veces era obligación porque se elegía entre el campo y el seminario.  Su tío, también llamado D. Benigno,  había sido cura. Y de hecho, mi padre, su sobrino, se llamaba también Benigno, lo que auguraba una vocación que mi padre no cumplió.

Siempre nos referíamos a él de forma cariñosa como "el tío cura".

Aunque mi familia vivía en la ciudad, en Vigo, íbamos con frecuencia al pueblo a verle. Él vivía con sus hermanas (tenía varias solteras, y una viuda) y en el pueblo veíamos también a otros tíos y primos.

El tío cura había sido, para mi padre, una persona muy cercana. Lejos de ser estricto como se esperaría de un cura, era una gran persona y muy razonable. Su familia vivió muchas penurias en una Galicia rural y pobre, en un momento de guerra civil y postguerra. Vivió, como no, la emigración a Argentina de muchos familiares, entre ellos Celia, una de las hermana del tío, y que regresó a Galicia tras enviudar. Otros muchos se quedaron allí, y sólo los he conocido por cartas e historias de mi padre. Al igual que a mi padre, al tío cura le gustaban las cosas nuevas, como las radios. Cuando fue posible, se pudo comprar un coche:  Todo un Seat seiscientos.

No quiero contar muchas más historias, pero basta decir que siendo mi padre monaguillo de mi tío, los dos se desplazaban a caballo para ir de una iglesia a otra para celebrar misa. Y esto ocurría al comienzo de la guerra civil.

En lo que yo he vivido con el tío cura, a partir de los años 70, hay muy buenos recuerdos. El celebró mi primera comunión o, ya muy mayor, la boda de mi hermana en 1995.

Me emocionan las historias que mi padre contaba a menudo y escribir sobre esta persona tan entrañable.

  • D. benigno González, "el tío cura" dueño de la Telefunken Panchito 58
    D. benigno González, "el tío cura". Cambeo, Orense

La radio Telefunken Panchito 58

En los años 50 y 60, tener una radio en España, y en un pueblo de Orense no era habitual. Afortunadamente ya hacía unos años que había electricidad, y empezaba a haber electrodomésticos, pero las radios eran aparatos caros. De hecho, la radio kit a la que hacía referencia en mi otra entrada de blog, se construyó a base de piezas porque era la forma que tenía mi familia y muchas otras de poder permitirse el lujo de tener una radio a un tercio del precio.

Vemos en el anuncio que esta radio Telefunken costaba unas 2.000 pesetas en 1958. Equivalía a más de un salario de la época, que hoy son ...  ¡500 euros! Lo que desde luego suponía una inversión considerable en aquellos tiempos.

Esta radio, la Telefunken Panchito 58 es una radio pequeña, pero  más que suficiente para escuchar con buen volumen y calidad las emisoras locales de la época.

Telefunken, como otras empresas de la época, tenía la obligación de construir en España sus aparatos. No se podían importar.  Así que tenía una filial española llamada Telefunken Radiotécnica Ibérica, domiciliada en Getafe.

Este modelo, el Telefunken Panchito, fue un clásico de los modelos de gama media.  Telefunken Panchito se inició a principios de los años 50, y hubo varios modelos, entre los cuales está el Panchito 57 y el Panchito 58, idénticos. Fue tan popular que incluso podemos encontrar referencias a la misma en la novela "biografía autorizada de Pepe Carvalho"

Se trata de una radio superheterodino de cinco válvulas, de onda corta y onda media, que son los dos botones del frontal, junto al primero de apagado del aparato.  Internamente incluye una placa metálica que actúa de antena interior que es más que suficiente para una buena recepción (y no obstante tiene una entrada trasera para una antena externa). En algún momento se le incorporó una salida para un altavoz auxiliar.  Seguramente sería mi padre o su primo Pepito que sigue siendo un manitas y experto en electricidad y electrónica de radio.

Como decíamos es una radio de pequeño tamaño,  unos  25 cm de ancho, de una forma muy tradicional de los años 50 y 60, con el altavoz y botoneras frontales. El material de la caja es de baquelita, con un frontal de plástico color marfil.

Radio Telefunken Panchito 58 - Anuncio

Reparación paso a paso:

Cuando observamos el aparato de radio a nivel interno, lo primero que hacemos es limpiarlo, con un soplador y quitando el polvo y suciedad con cuidado con un paño húmedo.

En general,  la situación interna era bastante buena.  Siguiendo el esquema (que esta radio lleva impreso en una tapa que se aloja debajo del aparato, muy util!) hemos realizado las siguientes acciones:

Reparación paso a paso de nuestra Telefunken Panchito: Revisión de los componentes electrónicos.

  1. Se han extraído las válvulas y se ha comprobado si funcionan correctamente con un comprobador de válvulas de radio. Su estado es bueno, y están por encima del 75%. Durarán muchos años más.
  2. El circuito se ha ido siguiendo y no parece haber ningún componente que falle (lo normal suelen ser los condensadores, pero todo correcto).
  3. Encontramos un problema en los contactos de la botonera (son tres botones, el de apagado, el de onda media y onda corta). La suciedad interna hacía que no funcionasen correctamente. Una limpieza a fondo lo ha solucionado.
  4. Un segundo problema era la antena interna que aloja esta radio. Se trata de una cartulina forrada con papel de aluminio, y que en general es más que suficiente para conseguir buena señal. El papel aluminio estaba deshecho, y el cable suelto. Tarea fácil: Pegamos un papel de aluminio nuevo a la cartulina y soldamos el cable.
  5. El último problema ha sido el altavoz. La radio sonaba bastante mal (aunque a buen volumen). Se debía a que el cartón del altavoz, con el paso de los años, ha perdido la forma y tocaba otras partes del altavoz, haciendo distorsión.  Así que hemos optado por instalar un altavoz nuevo, del mismo tipo.
  6. Como finalización de la parte técnica, nos encontramos con que esta radio funcionaba a 110V (que era el voltaje de algunas ciudades y pueblos hace 60 años, hasta que se normalizó en toda España a 220V). Por tanto, necesitaba un transformador externo para conectarlo a los 220v actuales. Para evitar utilizar el transformador (que a veces provoca descuidos al conectarlo a 220V sin el mismo) hemos preferido incorporar un condensador interno que permita que funcione a 220V directamente.  No queríamos poner un transformador porque es grande y calienta más el interior.  Junto a este cambio, hemos sustituido la bombilla del dial (que va directamente a la red) por una de 220V.

La comprobación y reparación de la parte técnica ha finalizado y la radio funciona muy bien.  Igual que en el año 1958!!!

Telefunken Panchito 58 - reparacion tecnica Radioexperto.com
Telefunken Panchito 58 - reparacion tecnica Radioexperto.com

Reparación paso a paso de nuestra Telefunken Panchito: Recuperación estética del exterior del aparato

Estéticamente esta era la situación:

  • Por una parte, el frontal de plástico, con los años, había cambiado de color. El color original es de un blanco marfil (no es un blanco puro), pero con los años, y es algo que ocurre con muchos aparatos, había amarilleado.
  • Por otra parte, la baquelita de la caja exterior había sufrido también el paso de los años, y su color era más apagado, e incluso tenía algunas pequeñas manchas y salpicaduras blancas.
  • Los botones del frontal estaban sucios y necesitaban también un repaso.
  • El cristal del dial, afortunadamente, estaba en excelentes condiciones.  Esto es importante, porque repararlo siempre es muy complicado.  Sólo necesitaba una limpieza exterior con agua y jabón. En estos casos es importante no tocar el interior que es donde está impreso y se puede ir fácilmente la pintura.
  • Y finalmente el paño del altavoz presentaba un estado aceptable. Tiene una ligera mancha pero el frontal de plástico lo oculta bastante bien. En estos casos es mejor no tocarlo.

Blanqueamiento del frontal

Para eliminar el aspecto amarillo del plástico hay diferentes técnicas. En nuestro caso hemos utilizado peróxido de hidrógeno líquido, aunque se podría haber utilizado una crema de peróxido de hidrógeno que se encuentra en peluquerías (para teñir el pelo).

Es verdad que al utilizar el líquido necesitamos más cantidad pero el resultado, en nuestra opinión, es más homogéneo. Y después siempre podemos reaprovechar el líquido restante.

El proceso es sencillo: Sumergimos el frontal de plástico en el líquido. Ponemos un film transparente en la parte superior para evitar que se evapore el líquido. y lo ponemos directamente al sol.

Veremos como el peróxido de hidrógeno genera una reacción en el plástico, liberando burbujas. En el caso de la pintura dorada de la parte central de la radio (que se había vuelto marrón, el efecto de las burbujas era muy intenso y rápidamente recuperó el dorado original.

Tras unas horas al sol, pudimos comprobar que el resultado es un frontal muy limpio y con el color marfil original.

  • Estado original del plástico, con tono amarillento.

Pulido de la Baquelita

Para recuperar el aspecto original de la baquelita hemos utilizado un producto de pulido especial, ayudado por la gamuza especial que viene con el producto.

En ocasiones, se puede utilizar una maquina pulidora, que nos ahorra mucho esfuerzo manual. Al fin y al cabo, de lo que se trata en este proceso es eliminar la capa exterior dañada por el tiempo y con estos productos (y mucha paciencia) recuperar el aspecto nuevo y pulido de una capa inferior.

En este caso no hemos sido muy "agresivos" y hemos utilizado el producto Novus de nivel 2 (hay 3). una vez pulido con este producto, hemos procedido a utilizar el spray de nivel 1 que es el que le aporta un aspecto más brillante.

En las fotos previas al pulido puede verse la etiqueta pegada durante más de 60 años que pone "D. Benigno Gonzalez". Sin duda, ¡ésta era su radio!

  • Telefunken Panchito 58 - Pulido Baquelita Radioexperto.com
    Estado original de la baquelita

Estado final de nuestra radio antigua Telefunken Panchito 58

Confiamos en que os haya resultado interesante esta reparación que va un poco más allá de un tutorial y explica nuestra pasión por las radios antiguas y esos aparatos que nos han acompañado durante generaciones y son un recuerdo de personas que ya no están y de momentos felices que pasamos con ellos.

 

 

 

 

 

No dudéis en contactar con nosotros para cualquier duda. Podéis hacerlo a través del formulario de contacto de la web

Publicado en Blog Radio, Reparaciones y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.