10 mentiras en el audio

En radioexperto.com muchas veces nos encontramos con reparaciones de muchos equipos de gran valor a nivel técnico, de diseño y también  económico. Y hemos podido comprobar, no en pocas ocasiones, que algunos equipos de elevado precio guardan en su interior muchas sorpresas.

No es oro todo lo que reluce: En algunas ocasiones, hay marcas que cuidan hasta extremos increíbles el diseño y el aspectos exterior, y  son expertas en comunicar las excelencias de sus productos y la alta calidad del sonido, que “los oídos expertos pueden apreciar”.  Pero sin embargo la realidad técnica o la propia utilidad real de algunas de las "maravillas" que incorporan en sus aparatos no son más que aspectos falsos que llevan muchos años en boca de supuestos expertos.

En este sentido, muchas veces encontramos con revistas ¿especializadas? que, por ignorancia u otros motivos, siguen el juego a estas marcas y ayudan a perpetuar algunas de las mayores mentiras en el audio .

Hay veces que un producto de 10,000 euros no es mucho mejor que uno de 500 euros (que ya empieza a ser un equipo alcanzable por pocas personas).

Para explicar mejor las diferentes exageraciones o mentiras de algunas marcas del mundo del audio “de alta gama”, voy a traducir y comentar un artículo muy interesante de “The Audio Critic”, que es una publicación que se tomaba muy en serio las pruebas de equipos, realizándolas de forma objetiva, en laboratorio y con test ciegos, en lugar de impresiones “subjetivas de expertos”. Se trata de un artículo del número 26 (se puede descargar de forma gratuita) de finales del año 2000.

Mentiras en el audio. 1.- La mentira del cable:

Muchas veces hemos escuchado que hay cables de alta gama para altavoces y conectores que suenan mejor que los convencionales. Y, como no, ¡son cables carísimos! Es algo que ha sido probado y refutado muchas veces por muchas empresas y expertos serios, pero muchos inocentes no son capaces de distinguir la realidad de la charlatanería.

La simple verdad es que la resistencia, inductancia y capacidad (R L C) son los únicos parámetros del cable que afectan a la calidad en el rango de la radio frecuencia. La señal no tiene ni idea sobre si está siendo transmitida por un RLC barato o hipercaro. No estamos hablando de llevar el sonido a grandes distancias, sino de un uso doméstico y básico.

Compremos cables normales y no nos dejemos engañar por cables de 1000 euros. Os animo a buscar “mejor cable de RLC” y podéis ver en una misma web un cable de 50 euros (que ya está bien!) otro de 100 euros con un conector de “cobre libre de oxigeno” y que explica mil tests con "resultados asombrosos” respecto a los de mayor precio. Y un cable de 1,000 euros.

Gastemos el dinero en el equipo, no en los cables!

Mentiras en el audio. 2.- La mentira de las válvulas:

Esta es una mentira muy habitual, que no dejamos de escuchar y que en parte se debe al diseño de estos aparatos con válvulas vistas que, sin duda, aportan belleza y cierta nostalgia. Y esto hace más fácil el marketing del producto y el engaño. ¿Qué mejoras hay tras un aparato con válvulas?

Las válvulas son buenas para aparatos transmisores de RF de alta potencia (como emisoras de FM) y hornos microondas, pero en pleno siglo 21, no para amplificadores, preamps, o incluso componentes como reproductores de CD y DVD (¡que también los ha habido!)

¿Qué hay de malo en las válvulas? Nada!”. Pero todo lo que puede hacer una válvula, los dispositivos de estado sólido lo harán mejor y a menor coste, y con más fiabilidad. Incluso el mejor amplificador basado en válvulas tendrá una mayor distorsión de sonido que otro aparato bien diseñado basado en transistores, y además necesitará más mantenimiento (sustitución válvulas, recalibrado…) a lo largo de su vida útil.

En cuanto a la “calidad de sonido”, se confirma que hay dos posibilidades: 1.- es fruto de la imaginación del audiófilo o 2.- hay una intención deliberada de “colorear” el sonido por parte del fabricante, en cuyo caso se podría hacer exactamente lo mismo por parte del fabricante del producto basado en transistores.

Si, hay casos muy contados de situaciones en los que un diseño sofisticado de un equipo HI-FI puede considerar utilizar válvulas, como en la etapa de RF de un sintonizador de FM. Pero son casos tan contados, que no pueden justificar la mentira generalizada sobre la mejor calidad técnica o de sonido de la válvula en un equipo moderno.

Mentiras en el audio. 3.- La mentira Antidigital.

Todos hemos oido que "el sonido digital es inferior al analógico". Parece que el sonido digital es un como una fotografía de periódico hecha como una suma de puntos. Se ha dicho que el CD, con sus 44,1 Khz de sampling rate no puede reproducir las frecuencias más altas de sonido, que el sonido digital es “duro”, y mil cosas más.

Todas, sin excepción, son malas interpretaciones, en muchos casos deliberadas, que afortunadamente no ha impactado en la mayor parte de la población que ha adoptado mayoritariamente la tecnología digital, pero si impacta en el público que quiere la mejor calidad de sonido.

La mayor falacia es probablemente la preferencia de un disco LP de vinilo sobre el CD. No tanto la versión master analógica sobre el master tape del cd, que puede ser una controversia respetable, sino los clicks, ruidos del LP sobre el silencio de fondo del CD.

La razón por las que algunas grabaciones de sonido analógica suenan mejor que ciertas grabaciones digitales es porque los ingenieros de sonido hicieron un mejor trabajo con la colocación de micrófonos, niveles, balance y ecualizacion, y no porque el sistema de grabación sea superior. Es cierto que algunas de las primeras grabaciones digitales podían sonar mas duras o agudas "(edgy”). Pero el motivo radica en la falta de experiencia inicial de los ingenieros de sonido digitales, que trataban de anticipar pérdidas que no se producían en el ámbito digital.

Tras muchos años digitales, los ingenieros están al mismo nivel de excelencia. Y hoy las mejores grabaciones digitales son las mejores grabaciones jamás realizadas.

Por cierto, un detalle curioso y que sorprenderá a muchos: El vinilo graba las frecuencias por debajo de 100 hz en mono, mientras que en CD se graban en estéreo. Esto se hace para evitar un excesivo desplazamiento vertical de las agujas. Si esto es así, en este caso, el CD (estéreo) es claramente mejor que el vinilo (mono en estas frecuencias).

Mentiras en el audio. 4.- La mentira del test de sonido:

Hay diferentes tests de sonido, y el que propone la revista Audio Critic es el sistema “double-blind listening test at matching levels - ABX testing” traducido como sistema de escucha ciega doble a niveles iguales.

Algunos críticos “audiófilos expertos” se han opuesto a este sistema. Vamos a explicar brevemente en qué consiste este sistema ABX testing: Se nivelan los dos sistemas a probar A y B con un ajuste de niveles de +0,1 dB, y se empiezan a escuchar el sistema A (totalmente identificado) y el sistema B (totalmente identificado) durante el tiempo que se considere. Si se considera que suenan diferentes, entonces se solicita que se identifique X, que puede ser A o B (por un proceso random). Y puedes comparar X con A o B las veces que quieras hasta confirmar que X es el A o el B. Con al menos 12 usuarios (mejor 20) se puede dar validez a la valoración.

Algunos "audiófilos expertos” lo crítican pero su justificación es “todos sabemos que un equipo Krell suena mejor que un equipo Pioneer”, por lo que si este sistema no los distingue, no funciona. Es como si decimos que si todos sabemos que Juan es más alto que José, si los medimos y son iguales, entonces hay algo mal en la cinta métrica.

Mentiras en el audio. 5.- La mentira de la realimentación (feedback)

"Una realimentación  negativa es muy, muy mala… Pero una ausencia de retorno es muy buena."
El hecho es que la realimentación negativa es una de las herramientas más efectivas para un diseñador de circuitos. Reduce la distorsión y aumenta la estabilidad.  En los primeros años de los transistores, en los años 60 y 70, quizá se abusó, y se aplicó de forma indiscriminada de forma que el circuito podría tener algunos problemas (ruidos). Esto fue el origen efe ls moda “de no realimentación”.
En los años 80 un número importante de estudios realizados por Edward Cherry (Australia) y Robert Cordell (USA) demostraron sin lugar a dudas que la realimentación  negativa es totalmente positiva si se siguen algunas guías de diseño sencillas. Ha pasado ya mucho tiempo para que este mito desaparezca, por lo que los que hoy siguen apostando por él, o son ignorantes o, seguramente, deshonestos.

Mentiras en el audio. 6.- La mentira del “rodaje” de los componentes

Esta reiterada mentira te hace creer que los aparatos de audio electrónicos, e incluso los cables, “suenan mejor” tras un periodo de rodaje o “burn-in” de días, semanas e incluso meses. Pura mentira. Los condensadores se “forman” en cuestión de segundos después de encenderlos, y el bias se estabiliza tras unos minutos. Y no hay ninguna diferencia en absoluto en el rendimiento de un amplificador correctamente diseñado (o cualquier otro aparato) entre la primera hora y la hora 10,000.
Los aparatos electrónicos no son como los coches o las motosierras, que, por sus complementes mecánicos, sí necesitan un periodo de rodaje.
Otra cosa puede ser un altavoz, que puede requerir un periodo de unas horas, incluso un día, para lograr el mejor rendimiento. Esto es precisamente porque tiene componentes mecánicos con partes que se mueven bajo stress y que necesitan asentarse.  Esto no significa tampoco que un altavoz recién estrenado no suene bien desde el primer minuto, igual que un coche recién estrenado funciona perfectamente en los primeros kilómetros.

Mentiras en el audio. 7.- La mentira del doble cableado

Esta idea está tan extendida que incluso algunos fabricantes de altavoces incluyen  dos pares de conectores en la parte posterior del altavoz para "doble cableado y biamping".
La realidad es que  Biamping, traducido por doble amplificación, tiene sentido en algunos casos, incluso con un crossover pasivo, pero el biwiring, el doble cableado es puro vudú. Si mueves un par de cables de altavoz a el mismo terminal donde están los otros conectados, no cambia absolutamente nada a nivel eléctrico.
La ley de la física que dice esto se llama principio de superposición. Dice que cualquier número de voltaje aplicado simultáneamente a una red lineal resultará en una corriente que será la suma de las corrientes que se aplicasen individualmente.
El doble cableado no hace daño, pero simplemente no hace nada.
Respecto a la doble amplificación, añadiremos una aclaración adicional de nuestro experto Carlos Saavedra, responsable técnico de Radioexperto.com :  Biamplificación o, más en general, multiamplificación es usar distintos amplificadores para distintas bandas de frecuencia de audio.  La mayor ventaja es que, a potencias elevadas, si un amplificador se satura (distorsiona), sólo afecta a a esa banda y no a todo el audio. Es típico separar las frecuencias bajas y amplificarlas independientemente, como en el caso de los (ahora llamados) subwoofers.  Los primeros aparatos que usaron biamplificación (como el Philips BX998A, de 1955) eran mono, pero tenían dos amplificadores independientes, uno para el altavoz de graves y otro para medios y agudos. En sonido profesional (salas de fiesta, conciertos, etc) se usan casi tantos amplificadores como altavoces, pues se amplifican por separado no sólo las frecuencias sino también unos instrumentos de otros.

Mentiras en el audio. 8.- La mentira del filtro de alimentación de red eléctrica 

Lo que se puede decir sobre este tema se recoge en los manuales de la marca Bryston: Todos los amplificadores Bryston tienen circuitos dedicados de alta calidad en la potencia para rechazar RF, picos de línea u otro tipo de problemas de entrada de corriente. Bryston no requiere de ningún filtro de protección de entrada de red eléctrica. Enchufe directamente el amplificador a cualquier enchufe de su casa”
Lo que no dice es que es la misma verdad que aplica a cualquier circuito bien realizado. Quizá no tengan los niveles de calidad y cumplimiento de regulaciones PSRR de Bryston pero si son de cierta calidad se pueden conectar sin problemas a la red eléctrica.
Si te puedes permitir un filtro o acondicionador de red eléctrica, sin duda puedes permitirte comprar un aparato de cierta calidad que no haga necesario el filtro. No hará nada, absolutamente nada, para mejorar la calidad de tu aparato (pero te costará un dineral que habrás tirado a a basura).

Mentiras en el audio. 9.- La mentira del tratamiento de CDs

Cuando echamos la vista atrás al tiempo de los vinilos (que hoy vuelven con cierta fuerza, por cierto), encontrábamos tratamientos para nuestros LP a través de líquidos y sprays que prometían a veces (pocas)  devolver un mejor sonido. Esto solía funcionar cuando el proceso de impresión del vinilo dejaba algo de residuo en los surcos…  Y con la misma lógica comercial se lanzaron en los años 80 y 90 productos mágicos que también permitían limpiar los CD.
Pero claro, aun cuando en el vinilo podría tener algo de sentido, en la superficie del CD, es muy diferente. Sus diminutos surcos no se corresponden a las ondas analógicas sino que llevan un código numérico basado en ceros y unos. Estos ceros y unos no se pueden “mejorar o limpiar" o hacer que “suenen mejor”.

Mentiras en el audio. 10.- La mentira del “Golden Ear” o del oido de oro

Una mentira que podríamos ponerla de primera. Quizá al ponerla de última el autor refleja que resume todas las anteriores.
Las personas con “oido de oro” intentan convencernos de que su audición es tan buena, exquisita, que pueden percibir pequeños sonidos y matices que los demás mortales no podemos. Lo que no es verdad. Cualquiera que tenga una audición decente puede oír lo que ellos oyen, y con la debida experiencia, pueden sacar el máximo de su audición.
Si un altavoz tiene un error en 3 kHz, no sonará como uno normal para ningún oido, de oro o de lata, pero solo la persona con algo de experiencia podrá interpretar donde está el problema. Es como un mecánico escuchando el sonido de un coche y que inmediatamente identifica donde está el problema.  Y tú podrías hacerlo si hubieses tratado tantos motores como él.
Pero ahora viene la parte mala: El que dice tener “el oido de oro” escribe sobre audio de forma subjetiva, y los comerciales de marcas (caras) de audio utilizan esta capacidad superior para intimidarte. “¿No has oido esto?” Dicen cuando comparan dos amplificadores. Se supone que tú también debes escuchar una increíble diferencia entre los dos aparatos cuando no la hay.
La mejor defensa contra estos supuestos expertos es sin duda lo que hemos comentado anteriormente de las pruebas a ciegas. Esto separa a los que dicen oír algo de los que realmente lo oyen.
Confío en que os haya gustado este artículo que he rescatado del año 2000. Como podréis ver, todo sigue igual 20 años más tarde, y todavía existen compañías enriqueciéndose vendiendo productos de una extrema calidad que realmente no aportan diferencia con cualquier producto “bien hecho”.
Este artículo ha surgido precisamente por la sorpresa de nuestro equipo técnico al reparar un amplificador supuestamente “el mejor del mercado” y que en su interior contenía no pocas sorpresas similares a las comentadas. De hecho, vamos a escribir en detalle todo lo que hemos encontrado en nuestro laboratorio en la reparación de este aparato y lo publicaremos.

No dudéis en contactar con nosotros para cualquier duda. Podéis hacerlo a través del formulario de contacto de la web

Publicado en Blog Radio y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.